top

Posibles causas del dolor de oídos a bordo

En el interior de los aviones de línea, la presión del aire puede descender hasta niveles equivalentes a los de la presión existente a una altura de 2.500 metros por encima del nivel del mar. Esta circunstancia puede ocasionar dolor de oídos a determinados pasajeros

Este dolor se manifiesta en el momento en que se produce una descompensación entre la presión interna del oído medio y la existente en el entorno. Suele afectar en especial a las personas resfriadas, debido a la inflamación de sus vías respiratorias y del conducto que comunica la faringe con el oído medio (la llamada trompa de Eustaquio).

Un momento menos problemático: el despegue
El despegue y la ascensión suelen causar menos problemas, ya que la presión en la cabina es inferior a la existente en el interior del oído medio. Esta diferencia de presión se compensa fácilmente a través de la trompa de Eustaquio, incluso cuando se está resfriado.

Doloroso cuando se está resfriado: el aterrizaje
El aterrizaje es un momento más problemático, ya que con el descenso aumenta la presión en el interior de la cabina. Un resfriado, y la consiguiente inflamación de las mucosas, puede impedir el proceso natural de compensación de la presión. Esta diferencia de presión afecta entonces al tímpano, y puede manifestarse en forma de dolor de oídos.

 
top

Consejos para prevenir el dolor de oídos

El método más eficaz para contrarrestar la diferencia de presión es la maniobra de Valsalva: tápese la nariz con los dedos y, con a boca cerrada, espire con fuerza empujando el aire hacia la faringe. La trompa de eustaquio se abre y se logra compensar la presión.

Como medida preventiva, puede aplicar un spray nasal antiinflamatorio aproximadamente media hora antes de que el avión comience a descender. Los conductos que unen los senos paranasales con el oído medio quedan desbloqueados y permiten una compensación de la presión del oído interno y la exterior.

El movimiento que se realiza al masticar también facilita la compensación de la presión. Conviene llevar unos chicles en el bolsillo. Otro ejercicio muy recomendable para compensar la presión es el bostezo voluntario.

En caso de inflamación severa de las fosas paranasales, recomendamos consulte a su médico antes del vuelo.


Star Alliance