Obligación de abrocharse el cinturón a bordo

 

Nueva normativa para garantizar la seguridad de los pasajeros

A menudo, la aparición inesperada de turbulencias ocasiona lesiones a los pasajeros a bordo de los aviones comerciales que, en la mayoría de los casos, habrían podido evitarse si éstos hubiesen mantenido abrochados sus cinturones de seguridad. Hasta la fecha, Lufthansa ha recomendado siempre mantener abrochado el cinturón durante todo el vuelo. No obstante, y para garantizar la seguridad de nuestros pasajeros, hemos decidido ahora establecer, como norma general, la obligación de mantener abrochado el cinturón. Naturalmente, sigue estando permitido levantarse del asiento para estirar un poco las piernas o ir al servicio, por ejemplo, siempre y cuando el testigo que indica la obligación de abrocharse el cinturón de seguridad permanezca apagado. La nueva normativa es aplicada también por todos los socios regionales de Lufthansa. Por lo que se refiere a los aviones en sí, éstos han sido diseñados para soportar las turbulencias sin sufrir daños de ningún tipo.


Star Alliance